viernes, 25 de marzo de 2016

Carnaval de Topares

Topares es diferente, es un lugar que no te lleva a ninguna parte, así mantiene su esencia a lo largo del tiempo.
Al organizar cualquier actividad se busca la participación de todos. Así el carnaval se sitúa alejado de los días señalados, en el momento que las circunstancias favorecerán la presencia de la mayoría. Se busca que, las localidades cercanas y más grandes, hayan celebrado los suyos para que no le resten esplendor, que sus estudiantes hayan pasado los exámenes de febrero y estén libres para disfrutarlo. Por eso, el primer día que se daban las condiciones favorables se festejó a don carnal, el 5 de marzo.
Esa noche de sábado, grandes y pequeños, topareños y visitantes, nos hemos reunido bajo la carpa montada en el patio de las escuelas, para al son de la música disfrutar de la alegría y la transgresión del carnaval, para todos reunidos componer una noche mágica, para dejarnos en nuestro interior el pensamiento íntimo de qué bonico es Topares.
Hasta la climatología se quiso unir al prodigio y unos alegres y esponjados bizcochos de copos de nieve nos entretuvo un trecho de la noche, ilusionando a todos con la llegada de la esperada lluvia.
Payasos, animadoras, vikingos, personajes de cine, la fortuna, japonesas, reinas, toreros, tortugas, pulpos, musas… la carpa se convirtió en una mezcolanza de sueños y fantasías donde se creó una atmósfera cálida, en la cual se instaló la esencia del espíritu topareño.

Ahora toca soñar con un nuevo año, con otras actividades venideras. Sabemos que cada día somos menos vecinos en el pueblo, pero si mantenemos ese espíritu decidido y dinámico, esa ambición de llenar nuestras vidas de energías, la esperanza de un mañana mejor siempre la tendremos.



















viernes, 11 de marzo de 2016

Grupo Artístico Gabar

Miembros de la Asociación artística: Grupo Gabar, posando para la exposición con motivo de sus diez años de trabajo

El pasado 2 de marzo, asistí a la proyección de la película sobre  los 10 años de vida del “Grupo Gabar. Asociación artística”. Este equipo tiene su razón de ser en la comarca de los Vélez.
Tras la proyección de la película asistimos a la inauguración que con motivo de dicha efemérides, han montado en el Patio de Luces de la Diputación de Almería.
Según apunta Dietmar Roth en el prólogo al catálogo de la exposición, el Grupo Gabar: “Traza un puente entre los artistas contemporáneos de los Vélez o vinculados a esta comarca con las personas que hicieron el primer arte en la época solutrense y en el Neolítico…     La jornada junto al abrigo de pinturas rupestres del cerro del Gabar fue el inicio de un diálogo de los artistas con el patrimonio natural y cultural de los Vélez”.
A lo largo de estos años,  la sociedad ha sido una entidad viva y muy activa. Ha organizado numerosas jornadas de trabajo tratando de conocer e incorporar nuevas técnicas, profundizando en otras y tratando de ver nuestro arte rupestre a través de la mirada de los nuevos tiempos.
La exposición, que más tarde viajará por la comarca, es una muestra de toda esa diversidad artística, en la que más que su calidad plástica, que la tiene, resalta, para mí, el acceso a la expresión creativa de personas que igual, sin el apoyo y la motivación del colectivo, no hubieran desarrollado o mostrado su arte.
Observar a los miembros del grupo orgullosos y satisfechos de su quehacer te anima y pone de manifiesto la vitalidad y energía que la cultura propia mantiene en nuestra comarca.

Mi enhorabuena a estos artistas y aprovecho la ocasión para recomendar a los paisanos y demás amantes del arte que no dejáis de acercaros a visitar esta magnífica exposición.

Antonio Egea Martínes
Isabel Martínez Gil

Basilio Ruzafa García

Pedro Manuel Ballesta Sánchez

José Luís Álvarez Pérez

Trinidad Pérez Ibáñez

María Jesús Camacho Cabrera

Luís Puerta Hernández

Isidra Motos Martínez

Manuel Salas Barón

Patrocinio Motos Martínez

Bienvenido Gonzáles Sánchez

viernes, 15 de enero de 2016

NOCHE DE ILUSIÓN

A pesar de mi edad, en la que muchos creen que ya no caben las ilusiones de los reyes, cuando llega la noche del 5 de enero, mi espíritu se llena de magia, de quimeras con la llegada de los magos. Los Reyes Magos son los únicos que tienen nombre propio y no necesitan que los numeren para identificarlos.


Presagiando que ya no me toca que me traigan regalos, nunca perderé la ilusión de que en algún momento alguien se acuerde de mí y me sorprenda con el cariño de la generosidad. Los amigos, la familia, el amor, siempre espero de su magnificencia.
Topares es diferente, todo se desarrolla como si de una gran familia se tratase, y esta noche no es diferente, Sus majestades llegan a pie, a través de las diferentes sendas del amor, se reúnen ante todos y se entremezclan con los vecinos como uno más de esa gran familia. Los infantes se acercan confiadamente, reciben muestras de afecto y juntos, cogidos de la mano se dirigen a darles la bienvenida.






Y sí, en Topares también tenemos Reyes Magos, no importa que sean solo 15 o 20 nenes y nenas, ellos también se merecen vivir la ilusión inocente de esa noche, no reparando en mostrar delante de todos la alegría de recibir aquello que esperan, incluso la decepción cuando los magos no han sabido leer acertadamente su carta.




También los grandes miramos con ojos ávidos, mostrando nuestra propia ilusión, participando de la ilusión de los niños o añorando otras noches, a través de los tiempos, que hemos vivido las mismas emociones.

Cuando las majestades marchan a seguir su faena, nosotros continuamos reunidos gozando de la tertulia y disfrutando los juegos y alegrías de nuestros pequeños vecinos.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Felicidades

Después de muchos días sin asomarme a estas páginas, quiero aprovechar la llegada del fin de año y la amanecida en el horizonte del nuevo periodo para retomar mi actividad en el bloc.
Nunca encuentras el motivo por el que llega un momento en el que parece que las palabras huyen de tu pensamiento, de tu vida y expresar con la pluma la emoción más primaria se asemeja a enfrentarse a una montaña insalvable.
Quiero, llegados hasta aquí, compartir con vosotros mis deseos de felicidad para todos. Puede que el año no haya sido lo mejor posible para cada uno, a pesar de ello que la alegría os invada y que esa satisfacción la sepamos compartir y transmitir a los demás.
Así como que nuestras ilusiones se renueven y florezcan en colores primaverales con todo su esplendor. Que el nuevo año se llene de quimeras y alegrías.
Por todo ello, hoy, quiero empezar a cumplir mi sueño de estar más presente entre vosotros y que las palabras vuelvan a brillar y fluyan como las aguas de los ríos que buscan su mar.

Reitero mis deseos de felicidad para todos y que el año que inauguramos sea de ventura para vosotros.


Siempre tendremos un estrella en el firmamento...


que nos guíe, nos ilumine y refleje nuestros sueños


Nuestra vida se debe llenar de colores que nos iluminen la noche



martes, 1 de septiembre de 2015

SEPTIEMBRE

Hoy, día 1 de septiembre de 2015, después de 39 años, es el primero que a su llegada no doy comienzo a un nuevo curso.
Oficialmente, desde ayer, soy un maestro jubilado, lo que comporta iniciar una nueva aventura, espero que más tranquila y sosegada que la anterior, pero también me temo, con menos sobresaltos y emociones.
Cuando, durante bastante más de la mitad de tu vida, has vivido pendiente de horarios y fechas, te encuentras ahora disponiendo, para ti, de todo el tiempo del mundo, para utilizarlo o desperdiciarlo en la manera que mejor te venga en gana..
Estos días no puedo dejar de pensar en aquellos primeros años, allá por 1976, en Murcia, mi paso por Barcelona donde descubro una escuela comprometida con su tierra y mi larga estancia en Válor y Ugíjar, donde desarrollo la mayor parte de mi labor docente integrado en el colectivo de maestros Peñabón.


Tampoco puedo dejar de pensar en la gran diferencia entre la que me acogió y la que dejo tras mi jubilación. Entonces se respiraba mucha más ilusión por crear una escuela nueva, pública, para todos y de gran calidad. A ello favorecía el convencimiento general de su importancia, empezando por los padres hasta llegar a la administración, con muchos menos medios pero con más determinación.
El conocimiento, el dominio del saber era muy considerado por los demás, recuerdo a los padres decir a sus hijos que había que aprovechar el tiempo en la escuela para hacerse un hombre del mañana. Por desgracia, hoy día, parece que la misma es prescindible, tenemos tanta información a un clic que  no creemos necesario el saber, todo se reduce a copiar y pegar.
Olvidamos no obstante; que uno de los aspectos fundamentales de asistir al colegio es que en él, los niños aprenden a convivir, allí descubrirán que no son los reyes del lugar, que sus derechos terminan donde empiezan los de los demás, que no basta con expresar un deseo para conseguir una cosa. La escuela, para ellos, es un ensayo permanente para lo que después será su vida con el resto de la sociedad.
La jubilación la he recibido con alegría y felicidad, eso no quita para que también encuentre cosas a faltar. Ese primer día con los compañeros, conocer a los nuevos, nuevas amistades, intercambiar experiencias, métodos, opiniones… Incluso formar parte de esa atalaya de observación imparcial de la sociedad que es la escuela.


Y, qué me decís de los niños. La cara y los ojos de un alumno, mientras le explicas o cuentas algo que le ha despertado su interés, el agradecimiento que se refleja en su rostro cuando le enseñas algo novedoso, su admiración a tu saber, pues el maestro lo sabe todo. Son vivencias que añoraré y que han constituido la alegría de mi carrera docente.

Ahora empiezo una nueva vida y espero disfrutarla de la misma manera que he gozado de la escuela.

martes, 21 de abril de 2015

RELATOS VELEZANOS III


Por fin llega el momento de la presentación del libro: “Relatos velezanos III”.
A lo largo de esta semana tendremos una maratón de actos para dar a conocer el nuevo volumen.

En Almería, el jueves día 23, en el Instituto de Estudios Almerienses, sito en la plaza Julio Alfredo Egea.

En Vélez Rubio, el viernes 24, en el Museo Comarcal Velezano Miguel Guirao. 

Para terminar en Vélez Blanco el domingo, 26 de abril, en el extraordinario enclave de la almazara de Ricardo y Dori.


Mi aportación en este caso consiste en una adaptación, centrada en Topares, de mi relato “La vieja máquina”. En él trato de reflejar el nacimiento de los estados de esperanza, tras un mundo de tinieblas, con los primeros síntomas de una nueva primavera.

Os espero.

domingo, 7 de diciembre de 2014

CARTA DE AMOR DE ADVIENTO

Se acerca navidad,  el final de año, pero aún más importante se avecina nuestro encuentro. Ese momento en que nos podamos mirar frente a frente, en que podamos decirnos las palabras que  nuestra mente ha ido ensayando día tras día en nuestra distancia. El momento en que nuestras manos puedan recorrer las carreteras de la sensibilidad de nuestra piel.

Sí, vislumbramos la llegada de la navidad, con ella momentos de compañía, de compartir, de recordar acontecimientos y soñar con un nuevo año cargado de deseos, de ilusiones. Después de años de soledad ahora esperamos su llegada con la certidumbre de que compartiremos nuestro amor, de que sabremos que uno está al costado del otro para hacerle sentir su importancia, para proyectar juntos una vida con futuro, un futuro con vida y así fantasear nuevos días, nuevas primaveras, nuevas navidades.

Aquí, hoy, en Topares, al amparo del calor de la estufa, rodeado del silencio de la naturaleza, sueño con tu sonrisa, en mi interior se fija la ternura de tu mirada, mi cuerpo palpita ante la proximidad de tus caricias. Mi piel se eriza  ante la quimera del calor de tus labios y mi vida se alarga hasta el momento de tenerte entre mis brazos.

Cuando paseo bajo el sol de la transparencia sacudido por el aire gélido de la mañana, trazo los días en que no tengamos que separarnos, acaricio las mañanas que al despertar a la vida te encuentre siempre a mi lado. En todos los momentos que me esperan para quererte, en todos los instantes que sentiré tu atención, tu delicadeza. Caminando bajo esta luz acogedora repaso tu disposición a sentir mi amor, en mi vocación a que me quieras, en mi codicia en quererte cada día más, en tu firmeza para quererme, pienso en ti, sueño que piensas en mí.

Por eso, ambiciono decirte gritándolo al mundo entero que te quiero, con todo mi ser. Te quiero como eres y como no seas. Te quiero sonriente o entristecida. Te quiero cuando me miras y cuando no te veo. Te quiero cuando oigo tu voz o tus silencios. Te quiero cuando me besas y cuando no lo haces para que lo hagas. Te quiero en cada instante del día y en cada soplo de la noche.


Ahora, en este adviento de espera, cuando escribo todas estas palabras,  me retiro a seguir idealizando nuestro amor, a dibujar en mi pensamiento tu imagen y a pensar en ti, amada mía.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...